Lunes 5 de Noviembre

Alquileres públicos, problemas privados

Alquileres públicos, problemas privados
El sector inmobiliario rechaza la iniciativa, mientras que los inquilinos afirman que atraviesan una situación crítica porque las rentas son cada vez más difíciles de pagar.

La reforma de la Ley de alquileres que impulsa Cambiemos no fue bien aceptada por corredores inmobiliarios tucumanos. Reconocieron que, en líneas generales, el proyecto -que cuenta con media sanción en el Senado- tiene algunos puntos interesantes para proteger a los inquilinos; sin embargo, objetaron que el Estado les ponga un techo para el cobro de honorarios. Afirmaron que con la iniciativa sólo se busca combatir de manera provisoria la inflación y remarcaron que puede arrastrar complicaciones en el mercado inmobiliario en los próximos años.

El presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Tucumán (CCIT), Fernando Guzmán, dijo que en el proyecto no se les está dando la libertad de cobrar lo que consideren adecuado. “No somos un paso obligatorio para hacer esta operación; podés alquilar sin pasar por la inmobiliaria. Entonces, ¿por qué a nuestra profesión se le está poniendo un techo? Es como ir a un médico que cobre $ 5.000. Si vos querés lo pagás; si no, vas a otro”, se quejó.

Los ejes centrales de la iniciativa del Gobierno apuntan a la extensión de los contratos a tres años -como propone el proyecto del Senado- y que los alquileres se actualicen cada seis meses en base a un promedio de salarios e inflación. También plantea eliminar las multas que se aplican a los inquilinos que rescinden el contrato en forma anticipada, y se establecerá que la comisión a una inmobiliaria sea abonada por los dueños.

Sobre el último punto, Guzmán fue muy crítico. “Esto va a traer problema. A los honorarios (seguramente) el propietario los va a incluir en el alquiler, por lo que en el corto plazo los alquileres van a subir”, vaticinó.

Rubén Bulacio, corredor inmobiliario de Concepción, también manifestó una postura opuesta respecto al proyecto. “Nos llama la atención que un Gobierno que se dice liberal haga medidas populistas. Interviene el mercado y creemos que eso va a afectar al lado más débil, que es el inquilino”, criticó. Sin embargo, estimó que la iniciativa no obtendrá el apoyo suficiente.

Contra la inflación

Como en el proyecto de ley se contempla que todos los contratos pasen a ser registrados ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el titular del CCIT estimó que muchos propietarios podrían optar por vender sus inmuebles, lo que -aseguró- podría acarrear un problema en el mediano plazo. “(Los diputados) se están fijando en el precio de los alquileres, pero ese no es el problema. El problema es que a la gente le sube la canasta básica, los servicios, pero no los sueldos. Quieren tapar una cañería que está completamente rota con un dedo, y les sigue saliendo agua por todos lados”, fustigó. Y agregó: “en tres o cuatro años va a haber pocos inmuebles destinados a alquileres, y van a ser mucho más caro que hoy. Están solucionando el tema de la inflación metiéndose entre las partes, pero no están fijándose qué va a pasar dentro de unos años”, dijo.

De igual manera se expresó Bulacio: “el gran problema que tenemos todos es la inflación. Hasta ahora el Gobierno no está dando esa batalla, no puede o no sabe qué hacer. Un emprendedor que hoy tenga dos millones de pesos, en vez de tratar de hacer un par de departamentos para luego alquilarlos, generando mano de obra, con esta ley va a preferir llevar el dinero a un plazo fijo, que le va a dar más rentabilidad. Esto es favorecer la especulación”, remarcó.

El corredor inmobiliario del sur indicó que, a inicio de año, se pautó realizar contratos con un incremento del 25 % anual. Sin embargo, las condiciones se modificaron debido a la devaluación que sufrió el peso respecto al dólar. Actualmente, en San Miguel de Tucumán, los acuerdos se rubrican generalmente con una suba del 15 % semestral, mientras que en Concepción se trabaja con una modificación del 30 % anual.

Un problema porteño

Respecto a los puntos positivos de la iniciativa, Guzmán ponderó que el depósito que realizada el inquilino se devuelva al final del contrato con una actualización (algo que ahora no ocurre), que haya una tasa de actualización en base a un índice combinado entre la inflación y la evolución de los salarios, y que se pueda dar de baja un contrato de manera anticipada sin pagar multa. “Hay cosas buenas, pero hay otras que apuntan al mercado de Buenos Aires y no tienen nada que ver con el interior”, remarcó Guzmán.

Bulacio coincidió con su colega y afirmó que todas las provincias van a pagar con una ley por algo que no se aplicó. “En Buenos Aires hay una gran demanda de inmuebles, y ahí se produjeron grandes abusos. Cuando el inquilino ingresa, en Tucumán jamás pedimos más de un mes de anticipo; en Buenos Aires, en cambio, se piden dos o tres”.

Radiografía actual

El titular de Inquilinos Agrupados, Gervasio Muñoz, alertó sobre la suba de costos para poder acceder a una vivienda. “Es una situación crítica, no se puede pagar el alquiler”, protestó. Sostuvo que en la actualidad los inquilinos se encuentran “indefensos”, por lo cual reclamó una ley que termine con la especulación en el rubro.

“Desde hace un año, la consulta más común es la de rescisión anticipada de contratos”, puntualizó Muñoz. Aseguró que, en esos casos, los inquilinos se mueven a departamentos más económicos o regresan a las casas de sus familias.De ese modo, pronosticó que si la situación no se modifica, “la crisis habitacional es inminente”.

Guzmán indicó que, desde hace un tiempo, el mercado inmobiliario se encuentra en uno de los períodos con menor rentabilidad ya que el precio de los alquileres está muy bajo respecto al costo de los inmuebles. Además, aseguró que hay gente que vivía en el centro o en Barrio Norte, y se fue para Barrio Sur ya que no llega a fin de mes. “En la zona sur se está construyendo más que en otras zonas”, afirmó.

Atrasos en las expensas

El presidente de la Cámara de Administradores de Tucumán, Carlos Trayán, reveló que la morosidad del pago de las expensas creció un 17 % a partir de junio. “Son las expensas que vienen por el pago del medio aguinaldo. Ahora le cuesta a mucha gente porque subió todo, pero no los sueldos”, dijo. Aseguró también que a los administradores les es muy complicado mantener el valor de las expensas. “Por la inflación, hubo una suba de servicios que no están dolarizados, como el mantenimiento de ascensores e incluso la plomería”, ejemplificó.

Trayán remarcó que es importante que en los edificios y barrios privados se pida que los administradores estén inscriptos en la Cámara, ya que allí llevan un control de las actividades.

 Fuente: La Gaceta de fecha 02/11/2018

;