Martes 22 de Mayo

Historia

Historia

Todo comenzó con una charla entre amigos, allá por el 85. Los embargaba las mismas

inquietudes con respecto al mercado inmobiliario: la disparidad de criterios entre colegas, la

desconfianza mutua, la irresponsabilidad por parte de los agentes inmobiliarios sin formación que

medraban torpemente en nuestro medio, y, por otro lado, la falta de cumplimiento de los

compromisos asumidos de sus mandantes que, muchas veces, se abusaban desde una posición de

mayor fuerza. Evidentemente era necesario un cambio general de la situación.

Así fue que, de esa y otras reuniones, los amigos convinieron que la solución para ordenar

el mercado era crear una cámara de empresas inmobiliarias que comprendiera a todos los

empresarios del sector que quisieran trabajar regularmente, con la debida protección y

capacitación.

El contador Oscar Macías, principal impulsor de la iniciativa, logró el apoyo entusiasta de

algunos colegas con los cuales, en productivas reuniones de trabajo, se fijaron los objetivos y la

planificación de las acciones de la futura entidad. La tarea de conseguir adherentes no se detuvo

nunca y en poco tiempo se conformó un número considerable de interesados en integrar la

cámara.

Tiempo después, en una asamblea que se efectuara en el salón de una gran cooperativa

bancaria, donde concurrió lo más representativo de las empresas, con la aprobación unánime de

los presentes nació la ansiada Cámara de Empresas Inmobiliarias de Tucumán. Y también por

unanimidad fue elegido el contador Macías presidente de la flamante institución.

Los objetivos propuestos y, en gran medida cumplidos por la cámara, fueron capacitar

mediante numerosas charlas y cursillos bien organizados a los empresarios inscriptos, imbuirles un

mayor sentido de solidaridad y ética, defender sus derechos en todos los estamentos y sancionar a

quienes accionaran con torpeza o mala fe.

En suma, fue la primera institución en defender y dignificar la actividad de los agentes

inmobiliarios, al tiempo que, por la lógica consecuencia de instruirlos y controlarlos, desplegaba

un manto de protector sobre toda la sociedad.

Después de varios años de intensa y fructífera labor, ante el natural crecimiento del

mercado y las complejidades inherentes, la cámara, acomodándose a las necesidades de los

nuevos tiempos, se transformó en el actual Colegio de Corredores Inmobiliarios de Tucumán.

;